La lucha por la Ley de Humedales ya cumplió 10 años en los que el proyecto fue encajonado por todos los colores políticos. Siempre hay una excusa nueva que se traduce en lobby empresarial, aunque la traten de disfrazar de que “no es momento para tratarla” o que no incluye a todes. 

Las campañas políticas siempre prometen tratar el proyecto, pero todo queda en veremos. Este año desde el Gobierno Nacional se intentó presentar uno propio pero que no contemplaba lo que habían consensuado más de 500 organizaciones ambientales que trabajan y militan la causa hace más de una década.

Los incendios que vimos últimamente, todos intencionales, de alguna manera hicieron despertar a una ciudadanía que parecía indiferente ante estos temas y así fue como en diferentes partes del país, con un gran foco en Rosario, les ciudadanes salieron a la calle a pedir por la ley.

La semana pasada, el proyecto de ley consensuado no obtuvo el dictamen de la Cámara de Diputados, pero se espera que pase el jueves 29, aunque sin perspectiva de un futuro prometedor. Sobre esto hablamos con Jésica Fernández Bruera, integrante de la Multisectorial Humedales quien nos comenta que no se dio dictamen “por la misma razón por la cual hace 10 años que se está pidiendo por una Ley de Humedales y por la misma razón por la cual hace seis años que no se reunían para poder debatirla y la misma razòn por la cual hace tres años que desde Rosario estamos viviendo, las quemas y el avance agropecuario, que básicamente es el interés detràs que son tres lobbys muy fuertes de que están detrás de que no salga la ley”. La activista también afirma que la razòn por la que no se sanciona termina siendo una: “es la idea de que por un lado el progreso es igual a extrativismo y por el otro, bueno el interés de unos pocos, porque siempre tenemos que decir de unos pocos, porque la realidad es que las ganancias siempre van a un puñado de personas. Es el interés de unos pocos por poder seguir explotando sin ningún tipo de control el territorio argentino en general”. 

¿Y por qué es tan importante el proyecto consensuado por las organizaciones ambientalistas? En base a esta pregunta, Jesica contesta que “es un proyecto que llevó un gran proceso de preguntarle a científicos, científicas, organizaciones ambientalistas y a personas que viven y que producen en los humedales cuál era la perspectiva de cada uno. Y ahí se consensua, se ve un punto de vista que pueda de alguna forma tocar un punto medio desde todas las miradas, por eso esta es la razón por la cual impulsamos y apoyamos este proyecto de ley. Cuando lo leemos vemos que hay voces que dicen ´ a partir de ahora si tenemos una ley de humedales no se va a producir, va a ser el fin de la economía de las provincias¨. Pero en realidad nos damos cuenta que el proyecto no prohíbe producir en ningún momento, lo que hace es regular y ordenar el territorio, algo que se hace en todos los países”.

Como mencionamos al principio, desde el Gobierno Nacional se propuso otro proyecto de ley que difiere por completo con el que fue consensuado por las más de 500 organizaciones ambientales. ¿Cuáles son las diferencias? Jésica plantea que una de las principales diferencias tiene que ver con el cambio de la definición de humedales. “El proyecto que Cabandie, junto con el gobierno, había lanzado modifica el concepto de tal forma que en este contexto de colapso y de sequía que estamos viviendo en este país, deja demasiados espacios grises para que continúe la misma actividad que en estos momentos está encendiendo enormes columnas de humo y de fuego. Después tambien podriamos pensar que no hay un ordenamiento y  que no hay una moratoria en el proyecto de Cabandie, porque lo que eso permitiría es darle un tiempo de recuperación al territorio antes de poder pensar en algún tipo de actividad productiva, lo cual finalmente termina decantando en que el proyecto no era realmente un proyecto de cuidado y de preservación del humedal”, destaca la integrante de la Multisectorial Humedales. 

Actualmente el fuego en el Delta no siguió avanzando por las lluvias, aunque sabemos que puede volver en cualquier momento, razón por la cual es importante que el proyecto de ley avance de una vez por todas. 

¿Dejarán de cajonearla?