Esta semana no fue una más del 2022. Quedará en la historia Argentina como la primera vez desde la vuelta a la democracia que una vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner es objeto de un intento de proscripción a través de un expediente judicial.

“Fiscal Luciani”, “CFK”, “causa vialidad”, “asociación ilícita” “cárcel” e “inhabilitación perpetua” fueron de las palabras que más se repitieron en los medios y en las redes en los últimos días. Nuestra postura como organización además de denunciar y repudiar el Lawfare (sobre el que venimos hablando y estamos preparando materiales) es analizar la situación social y política en que nos encontramos, porque creemos que la mediatización del tema por parte de diversas miradas opositoras y la respuesta oficialista permitió que varias noticias importantes pasen desapercibidas.

Una es la del aumento del SMVM: El lunes pasado, luego de una reunión del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil – presidido por el ministro de Trabajo Claudio Moroni, e integrado por 32 miembros, 16 por la parte trabajadora y 16 por la empleadora-, se anunció que el SMVM aumentará a $51.200 a partir de septiembre. En octubre a $54.550; para llegar a los $57.900 en noviembre. Se trata de la tercera actualización de este valor en 2022, que en enero era de $33.000.

Este aumento es el primer tramo del acuerdo del 21% que se pactó en dicha reunión, es decir, en octubre y noviembre los aumentos serán también del 7% a pesar de que la inflación del primer trimestre del año fue de un 46,2% y que desde el Banco Central de la República Argentina en su último informe estima un 90,2% de inflación al finalizar este año.

¿Qué es el SMVM? Según la Ley de Contrato de Trabajo es la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia por su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión. ¿Qué llega a cubrir en CABA? Casi el alquiler de un monoambiente que con las nuevas subas ronda alrededor de los $55.000.

Otra es sobre los recortes/ajuste: mediante una decisión administrativa firmada por Manzur y Massa el gobierno recortó el presupuesto del 2022 en 6 de sus 18 ministerios. Salud, educación, desarrollo productivo, desarrollo territorial y hábitat, transporte y obras públicas son los ministerios que sufrieron el ajuste de las políticas llevadas adelante por el gobierno ¿el fin? transferir estos recursos para asistir al Tesoro Nacional bajo los objetivos impuestos por el FMI.

Si bien los gremios y sindicatos manifestaron malestar ante estas medidas, ninguno llama a un paro general o movilización. 

Que estas medidas hayan sido tomadas esta semana justo cuando sucedía el juicio contra CFK no es casualidad. Son decisiones políticas conservadoras tomadas por un gobierno peronista que sólo profundizan las medidas de ajustes tomadas por el macrismo. 

Los gobiernos y las banderas políticas pasan, pero les laburantes seguimos quedando afuera de estos debates. Estamos cada vez más precarizades: aún aquelles que tienen trabajo registrado no llegan a cubrir la canasta básica que según el INDEC es de $111.298; les monotributistas no son población objetivo de ninguna medida que aliviane sus bolsillos, y les trabajadores informales corren detrás de la inflación con este SMVM que implica aumentos paupérrimos en planes sociales. 

Como siempre, organizaciones sociales y piqueteras se pondrán al frente de esta lucha por enfrentar las pésimas condiciones de vida para una mayoría, que el gobierno y los sindicatos están subestimando. 

La foto que acompaña esta nota es de nuestro acompañamiento a la Marcha Nacional contra el gatillo fácil organizada por familiares y amigas/os de las víctimas de la represión policial  u otras fuerzas armadas  en la Argentina, el viernes 26/8. Las consignas fundamentales de la misma fueron: “Ni una bala más. Ni un/a pibe menos. El Estado es responsable. Basta de Gatillo Fácil. Basta de crímenes estatales”. Ahí estuvimos también.

A les laburantes de La Defe nos encontrarán en las calles bancando siempre nuestros derechos.